Manilva. Hoy
¿Qué nos encontramos al llegar a Manilva?
  • Población con alta tasa de desempleo
  • Muchas viñas abandonadas. Campos invadidos por la maleza, donde hasta hace bien poco existían fértiles viñedos
  • Urbanizaciones sin terminar, sin poblar, como buques fantasmas varados en medio del campo.
  • Viñas cedidas a agricultores de otras comarcas
  • Otras viñas en manos de los pocos agricultores locales que quedan, muchos de ellos envejecidos y desanimados
  • Se ha impuesto el uso de herbicidas frente al laboreo tradicional
  • Añoranza de otros tiempos mejores: Todo el mundo habla de las grandezas de Manilva en el pasado, de lo mucho y bien que se cuidaban las viñas y por ende, de lo mucho y bien que producían, del precio tan alto que se pagaba por la uva, de los mercados deseosos de recibir la moscatel, del orgullo de ser agricultor de Manilva.
  • Reproches de “los unos a los otros” por no haber podido culminar con éxito la experiencia cooperativa que se comenzó a implantar pero que quedó reducida a escombros y ruina.
  • Producción basada en la uva en fresco cuya comercialización se concentra en unos pocos días, en los que los productores salen a la desesperada en busca de mercados locales próximos
  • Venta de uva en fresco para turistas, en sombrajos junto a la carretera.
  • Pasas. La casi totalidad de la pasa se vende, a precios muchas veces irrisorios, a granel a comercializadores de otras comarcas que la etiquetan y venden como pasa de esa zona.
  • Vino. Tienen fama los mostos dulces y semidulces obtenidos de la moscatel de Alejandría, Los secos suelen elaborarse con otras variedades diferentes a la Moscatel de Alejandría y a las que se denomina Vidueño. En un pueblo en el que casi todas las familias elaboran vino e incluso existe un concurso anual de vinos, no es posible comprar una botella de vino de Manilva con etiqueta legal o consumir una botella de vino de Manilva en un negocio de restauración.
Y hoy ¿qué podemos aportar?

Si estamos en este proyecto y hemos puesto nuestro tiempo, esfuerzo y medios económicos en él, es porque confiamos plenamente en el futuro de la viña y de Manilva. No tenemos ninguna solución milagrosa, ni fácil, ni rápida. No podemos prometer nada que no pase por seguir trabajando duro o escuchar y aprender de los que más saben de qué va esto, nuestros mayores, que son los verdaderos protagonistas de este proyecto por ser quienes plantaron las viñas y quienes las han conservado hasta hoy. Queremos aglutinar en torno a este proyecto a buena gente, gente positiva, gente emprendedora, que aporte nuevas y buenas ideas, que se olvide de la especulación, concienciada con el respeto al medio ambiente, que huya del derrotismo y que tienda puentes para unir en lugar de separar.

NILVA enoturismo - Copiright © 2015. Todos los derechos reservados. Desing by CMPUBLICIDAD.